La energía limpia del buceador

Carlos Carabaña

Hay grandes inventos que nacen de la mayor casualidad. Los estudiantes tienen que agradecer los post-it a un intento frustrado de superpegamento que se usó para separar las páginas de un libro de himnos y el microondas fue debido a que a un ingeniero se le derritió una chocolatina en el bolsillo mientras trataba de mejorar los radares. Gracias a su amor por el buceo, el catalán Santi Trias Bonet ha descubierto un posible nuevo método de energía limpia.

Ganador del Innovation Festival Barcelona, Trias, de profesión técnico electromecánico en un taller de coches, observó mientras buceaba que las columnas de agua succionan. Y pensó qué usar esto para generar una energía limpia y barata sería una buena idea. Básicamente, consiste en lo siguiente: esa fuerza supone un kilogramo de fuerza por cada 10 metros de altura. Esa presión, si se usa en una enorme estructura, puede mover un generador eléctrico.

Su prototipo se parece a un trípode fotográfico con esteroides, que se hunde a más de diez metros en un líquido, normalmente agua, que crea aire restringido mediante la presión. Dentro de la estructura, hay una especie de bidón con dos membranas entre las que se captura el aire, que obliga a que estas se deslicen arriba y abajo. Al ligar esta estructura a una dinamo, se crea electricidad que puede ser transportada a la superficie mediante mangueras. Cuanto más sumergida esté la estructura, mayor presión, más giro de dinamo y más energía generada.

Trias ha creado una empresa con la intención de que alguna gran compañía se decida a desarrollar su prototipo. Asegura no tener tiempo ni financiación para hacerlo él. De momento no ha tenido demasiado éxito, pero nunca se sabe qué depara el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTE

SUBIR