¿Buen humor en la oficina?

Jorge García Palomo

No, no estamos hablando de The office, que también. Esta serie televisiva de culto demostró con absurdidad y alevosía que observar la vida cotidiana en una oficina puede ser descacharrante. En la realidad, el humor revierte de arriba abajo en el rendimiento de los empleados. Está demostrado y nunca hay que dejar de recordarlo, pues el humor —como dice el cómico Luis Piedrahita— “es un arma de construcción masiva” incluso en ambientes más o menos solemnes. Sí, en el trabajo nos ameniza la jornada, impulsa la creatividad individual y colectiva, cohesiona los equipos, acelera la productividad general, cuida la salud de los llamados recursos humanos y suele derivar en resultados óptimos tanto en el balance de cuentas como en los cándidos rostros de la gente. ¿Quién da más?

Actitud, ese concepto mágico

“Ser feliz y ser simpático en el curro no significa que no seamos responsables. Al contrario, rindes mucho más. Y haces que tu entorno se sienta mejor”, comenta a Fresh People Mag el actor Carles Castillo. Este maestro de la improvisación teatral desarrolla desde hace una década la actividad ImproMotivaEmpresa, asesorando a distintas entidades para perfeccionar la comunicación interna y externa, para convertir el humor en elemento motivador entre compañeros de trabajo. “Ahora me llaman porque ven lo importante que es, pero antes tenía que llamar yo. Sobre todo, en empresas pequeñas y grandes la comunicación a veces es mínima. Personas que llevan años hablando por teléfono de un despacho a otro y apenas se conocen: se reconocen en el ascensor y poco más”, apunta.

Un estudio de la Universidad de Wharton y Harvard Business School, como destacaba hace unos meses la periodista Montse Mateos en un artículo en Expansión, “revela que los colegas que hacen reír a los demás son vistos como más seguros de sí mismos, competentes y con mayor estatus”. Porque, sin duda, “son muchos los que ven el humor como muestra de inteligencia, porque hacer una broma quita hierro a las situaciones de conflicto y reduce los niveles de estrés cuando se disparan”. A este respecto, el intérprete y formador Carles Castillo subraya que existen algunas palabras mágicas que debemos reivindicar: “sin duda, hay que incluir el concepto de actitud”. “Está claro que el día a día en un trabajo no es fácil, las prisas están ahí, pero yo no voy a caer en eso. Y esto no significa que vayas cantando a la oficina, sino que lo lleves con la mayor normalidad posible. Porque la actitud, positiva o negativa, hace mella”. Y si ya nos levantamos con los brazos cruzados o enseguida nos desgastamos ante lo que toca hacer, nos aguarda una cuesta arriba que ni las famosas curvas del puerto del Tourmalet.

El responsable de ImproMotivaEmpresa sugiere que las compañías destinen su presupuesto a formación para, entre otras cosas, promover una herramienta social y mental tan útil como el sentido del humor. A sus charlas han acudido directivos de multinacionales como McDonald’s, Repsol o la tecnológica OKI, pero también “empleados de una fábrica de fartons, un dulce típico de Valencia”, señala antes de concluir que debe potenciarse un clima laboral alegre en todo tipo de empresas porque “el buen humor no te soluciona los problemas, pero te ayuda a ver salidas diferentes” ante la presión y las dificultades.

¿Sabíais que cuando nos reímos se activan unos cien músculos? ¿De verdad el humor brinda tantos beneficios para la salud?, planteábamos en otra ocasión desde Fresh People Mag. El humor es positivo sí o sí. Su capacidad de sorpresa estimula el cerebro y refuerza el aprendizaje. Agudiza el ingenio, desata tormentas de ideas, sortea el estrés. Y si sus virtudes se trabajan bien en un grupo, probablemente el momento sea inolvidable. Porque uno suele recordar más la anécdota, el ejemplo inesperado, el rato en que lo ha pasado estupendamente, en cualquier faceta de la vida. De hecho, ¿quién no ha estado alguna vez en una oficina —o redacción— donde hay mal rollo porque reina el rencor o la amargura o la envidia o la mediocridad y las tareas fluyen peor que, obviamente, en un ambiente cordial, amable, hilarante, más humano y cooperativo?

Humor, ilusión y empresa

Como señala Fernando Trías de Bes, escritor y economista: “El mundo empresarial ha vivido alejado del humor. No en vano, negocio proviene de ‘negación del ocio’. Craso error. Sin humor no hay ilusión y sin ilusión no hay empresa”. Y así lo cuentan Eduardo Jáuregui y Jesús Damián Fernández en Alta Diversión. Los beneficios del humor en el trabajo (Ed. Alienta), donde preguntan si la diversión y el trabajo pueden ir de la mano o si nos gustaría que el coffee break fuera como aquellos recreos de la infancia.

En este sentido, el libro plasma dinámicas de equipo para reducir tensiones y participar todos, aporta técnicas eficaces para transmitir mensajes con gracia, sugiere cómo captar la atención de los clientes y enumera diversas pautas para que la empresa sea más lúdica. Todo con el sello de la experiencia de colosos como IKEA, Google o Air Nostrum. “En los negocios, lo que se lleva es la seriedad. Queremos que nuestras empresas sean serias. Queremos que los clientes, los empleados y la competencia nos tomen en serio. Y no existe mucha tolerancia para lo que suele llamarse, para emplear la palabra técnica, el ‘cachondeo’. La profesionalidad requiere una expresión solemne e impasible, como de héroe hollywoodiense, que limita la libertad de sonreír y más aún de reír abiertamente”, reflexiona Jáuregui en un artículo en Infojobs. Y proclama: “Si conseguimos convertir la oficina en un lugar alegre, el trabajo en una actividad divertida y el lunes en el día favorito de la semana (o al menos en un día menos maldito), habremos mejorado una gran parte de nuestras vidas”.

Seguro que lo habéis oído. Con suerte, incluso lo celebráis. Desde 1996, existe el Día Internacional de la Diversión en el Trabajo, el 1 de abril. Ojalá fuese así siempre, cada jornada. Porque de una sonrisa, quién sabe, igual brota una carcajada y un próximo éxito empresarial. ¿Buen humor en la oficina? Sí, ya mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTE

SUBIR