Cómo superar una ruptura, según Walter Riso

Jorge G. Palomo

Ya está aquí. Ya llegó. Siempre a mano: Walter Riso. Sí, el rey de los best seller de motivación y autoayuda es incombustible. Un prolífico sabio con un surtido de libros imperecederos, de esos títulos que has visto en todos los quioscos y que medio planeta ha leído en busca de la vacuna contra el sufrimiento humano. Porque el italiano, residente en Barcelona, ofrece diferentes claves para alcanzar la felicidad y brinda perlas como esta: “Hay un lugar donde nada te puede lastimar, donde no tienes precio y vales solo por lo que eres. Es un punto de no retorno: la dignidad”. Y con la dignidad de más de tres décadas de trayectoria y millones de seguidores en las redes sociales, el conocido psicólogo clínico ha publicado una guía para superar las rupturas amorosas, los desengaños, el “no eres tú, soy yo” que tanta veces hace añicos los corazones.

 

Ya te dije adiós, ahora cómo te olvido (Planeta/Zenith) presenta una tesis indiscutible: “El tiempo ayuda, es cierto, pero hay que ayudar al tiempo”. Y, así, con determinación y la seguridad de quien sabe de lo que habla, ofrece un encendido alegato a la resurrección sentimental, a la alegría de vivir, a transformar el sufrimiento en un dolor útil. Recordemos que, en alguna ocasión, Walter Riso ha aseverado que “el 99% de las personas sale de esto”. Y lo cuenta en primer plano porque en su diván se han recostado individuos de todas las nacionalidades y formas de ser, pensar, sentir y padecer. Precisamente padecimiento –y angustia, estupor, impotencia, desconsuelo, tristeza, desazón– es lo que produce un abandono afectivo. Por los motivos que sea. Pero, queridos lectores, hay vida más allá de este duelo. Palabra de experto.

650px_Ya te dije adios ahora como te olvido

¿Ha dicho “sufrimiento útil”?

 

Toca pelear duro. Siempre hay que poner de nuestra parte porque nada se logra sin esfuerzo. “Este libro no eliminará el dolor que necesariamente debes sentir para salir adelante, pero lo hará más comprensible y llevadero”, reflexiona Riso, que reitera que el tormento de una situación de desamor, desengaño o traición se puede convertir “en un sufrimiento útil” porque “el trauma que hoy te desmorona” te conducirá a “un crecimiento postraumático a partir del cual desarrolles tu potencial como nunca lo habías hecho antes”. Procuremos entonces dar la vuelta a la tortilla, remontar el vuelo, soltar lastre y que nuestra fortaleza interior “marque el paso de un adiós definitivo y contundente”, concluye.“Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido”, decía Neruda.

 

 

Saliendo del pozo

 

Vayamos a las estrategias, al time line o línea temporal que requiere un momento así. El autor ajusta el ritmo de los acontecimientos ante un abandono afectivo: “Esto no me puede estar pasando a mí”, nos lamentamos. Después nos ponemos a seguir las huellas de la persona amada desesperadamente, cuando lo que procede es “no hacer cosas para ‘recuperar’ a tu expareja, si quieres mantener la cordura y no alimentar una esperanza inútil”, afirma Walter Riso. La siguiente fase reivindica “la dignidad por encima de todo, el autorrespeto, a pesar del amor y por encima de él”. Pero no resulta sencillo hacer borrón y cuenta nueva, claro. Vivimos días, semanas y meses de melancolía, ira incluso, recuerdos donde el tiempo también va retirándonos sibilinamente la venda de los ojos. En este punto, el psicólogo recomienda con énfasis “atacar racionalmente las ganas de volver” con ella o él, alejarnos de las amistades tóxicas –esas que te atosigan con lo dura que es la soledad o no te entienden o te pintan la realidad de color gris–, guardar mucha precaución con esas –según el autor– “relaciones insalubres” que pueden surgir tras la pérdida y ejercitar el autocontrol.

Walter-Riso

“Aprende a resistir”, afirma en un capítulo. “Confía en tus capacidades, lucha contra el impulso de estar con tu ex” y emplea un tridente conceptual: “resistencia, resistencia, resistencia”. También es fundamental encontrar “un ser querido que te sirva de conexión a la Tierra”, explica. Y, por favor, que nadie se autocastigue: “No merezco ser feliz”, “no soy una persona normal, me separé”, “soy una mala pareja”… Nada de eso. Walter Riso insiste en que el sufrimiento sea útil, sin compadecernos, inventando un ritual de despedida, una ceremonia del adiós, una purificación saludable porque, página a página, traza un camino hacia la liberación personal, una meta donde la capacidad de perdonar es tan crucial como la de premiarnos. “La vida sigue: curiosea, explora, sorpréndete”, apela. Ha llegado la hora de construir un nuevo proyecto vital. Y recordemos que “el 99% de las personas sale de esto”. Pero hay que ayudar al tiempo, ese que todo lo cura.

No mires (demasiado) atrás
“Cuando creas que está todo perdido y que te vencerá el dolor, recurre a esta guía”, asegura Walter Riso, que también es un genio del marketing. Bromas aparte, Ya te dije adiós, ahora cómo te olvido nos da la bienvenida a una existencia renovada y feliz. “Recuerda que olvidar no es sufrir amnesia, es ‘vaciar de contenido emocional’ el recuerdo de quien estuvo a tu lado”, explica. Y se trata de hacerlo “sin odios, sin rencores, incluso con un afecto positivo (cuando la relación lo permite), pero sin la necesidad y la angustia de querer ‘poseer’ otra vez a la persona que ya no está”. A ver, reconozcámoslo, seamos realistas: lo mejor es que no necesites esta “guía para sacarse al ex de la cabeza y el corazón”, como apostilla la portada, pero si atraviesas este bache existencial tan desolador, trabaja duro para superarlo. Y no mires atrás. Evoca a Víctor Hugo y que salga el sol por donde quiera: “La suprema felicidad de la vida es saber que eres amado por ti mismo o, más exactamente, a pesar de ti mismo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTE

SUBIR