Inmigrantes que han hecho Silicon Valley ‘great again’

Carlos Carabaña

 

Silicon Valley es tierra de migrantes. Según el estudio Immigrants and Billion Dollar Startups, elaborado para la National Foundations for American Policy, más de la mitad de las start-ups valoradas en millones y millones de dólares tienen un migrante entre sus fundadores. Los extranjeros suponen, de acuerdo al mismo texto, el 70% de los puestos clave o de desarrollo de producto, siendo muy común que tengan posiciones tan importantes como jefe de tecnología, primer ejecutivo o vicepresidente de ingeniería. Esta es la historia de cuatro migrantes que han hecho Silicon Valley great again.

Sundar Pichai

Nacido en 1972 en India, de familia humilde, es el actual primer ejecutivo de Google. Licenciado en su país natal, luego emigró a Estados Unidos, donde pasó por Stanford y la Wharton School, considerada una de las mejores escuelas de negocios. Entró en Google en 2004, donde participó en el desarrollo de, entre otros productos, Gmail, Google Maps y Google Chrome. Debió hacerlo bien, ya que en 2015 llegó a la máxima posición de Google. Quien lo conoce lo describe como muy agradable y calmado.

Safra Catz

Israelí, la revista Fortune la describió como una mujer con “un bajo perfil pero un alto impacto”. Fue fichada por Oracle a finales de los 90, tras trabajar como abogada en la banca de Wall Street. Se convirtió en una persona de la máxima confianza de Larry Ellison, fundador y CEO de esa empresa de creación y gestión de bases de datos y software. Se dice que era de las pocas trabajadores que tenían la fuerza suficiente para exigirle a Ellison, conocido por su carácter extravagante, que se comportase. Casualidad o no, su entrada en la empresa coincide con el ascenso meteórico de Oracle y su política de adquisición de otras compañías para crecer. Casualidad o no, cuando Ellison dio un paso atrás y dejó de ser primer ejecutivo, Catz fue nombrada co-CEO junto con Mark Hurd.

Sponsor, Fujitsu, Safra Catz, Hall D

Elon Musk

Sudafricano de nacimiento, su currículo incluye empresas tan importantes como Pay Pal, Tesla Motor, Space X o SolarCity. Su fortuna se estima en casi 14.000 millones de dólares. Considerado como uno de los inventores más innovadores de su generación, de niño le gustaba leer cómics, libros de ciencia ficción y enciclopedias, preferencias que pueden verse en su obsesión por llevar turistas al espacio. Emigró a Estados Unidos para estudiar y, antes de llegar a ser millonario, pasó por decenas de trabajos extraños para pagarse sus estudios, como en un molino de madera o con químicos peligrosos. Recientemente ha saltado al mundo del corazón al hacerse pública su relación con Amber Heard, expareja del actor Johnny Depp.

David Hindawi

Judío iraquí, su familia se mudó de Bagdad a Israel en 1951. Tras pasar por el ejército, donde trabajó en el departamento de desarrollo de la fuerza aérea, volvió a emigrar, esta vez a Estados Unidos, donde hizo un doctorado en Berkeley. Fundó varias empresas con bastante éxito hasta que pegó el pelotazo padre con la empresa de seguridad informática Tanium en 2007. Su mayor innovación fue que, en lugar de hacer como sus competidoras y centralizar toda la información, las computadoras que tienen su programa se comunican entre ellas para tener que ayudarse. Hoy está valorada en 3.500 millones de dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTE

SUBIR