Networking, una actitud para mejorar tu vida

Jorge García Palomo

Raudos y veloces. Como si fuésemos en un ascensor con el polifacético empresario Cipri Quintas, autor de El libro del networking, le planteamos por qué son realmente tan importantes las relaciones sociales y empresariales tanto en la vida como en el trabajo: “Porque las personas que no se relacionan están más tristes, sonríen menos, salvo que estén todo el rato riéndose de sí mismos. No tienen posibilidad de enriquecerse con la sabiduría de los demás, con lo que su vida es más pequeña. Si no te relacionas, no ‘viajas’… ¿Vas a ser más feliz así? ¿Te van a entrar más ganas de comerte el mundo? ¡Todo lo contrario!”, explica para Fresh People Mag.

 

Implementando la “inteligencia relacional”

Seguimos subiendo pisos, conversando con este gran “conector de personas” –como suele definirse él mismo– sobre la gratificación que produce interactuar con la gente y unir sinergias: “Lo más gratificante son los mensajes por las redes sociales que estoy recibiendo contándome casos reales de personas que han roto la barrera y se han dado cuenta de  que podían perder una amistad por no mandar un ‘te quiero’ o un ‘te echo de menos’. Algunos tenían un socio al lado, pero nunca se molestaron en conocer a la persona”, afirma el promotor de una mayor “inteligencia relacional”.

Porque, según un estudio del doctor Robert Waldinger de la Universidad de Harvard, la ciencia avala que quienes crean más y mejores vínculos sociales “son más felices, gozan de mejor salud y viven más años”. En consecuencia, apunta El libro del networking, aprender a relacionarte socialmente “te servirá más que cualquier otra habilidad o talento para vivir una vida plena y feliz”.

 

De Cipri Quintas se han dicho mil cosas porque es una celebridad organizando eventos con personalidades inspiradoras de diferentes ámbitos. El artista ‘mago More’ , por ejemplo, resalta que Cipri sabe captar muy rápidamente quién pega con quién y lo define como un “LinkedIn con patas”, en alusión a la red profesional por excelencia en el entorno laboral. Ahora bien, todo el mundo a su alrededor insiste, más allá de los negocios, en la fuerza de la amistad. Porque “la amistad es como la música: se disfruta tanto al entregarla como al recibirla”. Palabras del showman Santiago Segura, quien ve a Cipri como un buen director de orquesta. Y así lo atestiguan también individuos tan dispares como el piloto de motos Jorge Lorenzo, el político Miguel Revilla, la periodista Teresa Viejo, el humorista José Mota o la psicóloga Elsa Punset. La sombra de Cipri, sin duda, es alargada, y en El libro del networking desglosa “Las 15 claves para relacionarte socialmente con éxito”. ¿Nos lanzamos a la tarea cuanto antes?

 

Empatía, sinceridad, valores humanos

Desde luego, la finalidad principal consiste en mejorar las relaciones sociales. Para el autor de esta suerte de manual, todos damos por hecho que hay que saber relacionarse, “pero nadie nos enseña a hacerlo, ni en la escuela ni después en la vida adulta”. Y esta aptitud se puede cultivar. “La vida no te irá mejor si tienes un cociente intelectual de 150 ni si has hecho tres másteres”, reflexiona Quintas en unas páginas donde apela a la honestidad y exhibe humildemente su (sabia) experiencia. “Te irá mejor si sabes relacionarte bien con los demás”, añade antes de recordar que lleva treinta años como empresario del sector del ocio y ha conocido a gente de todas las edades, profesiones, creencias religiosas y niveles económicos y culturales.

 

En El libro del networking también se evoca un superventas clásico firmado por Dale Carnegie en 1936, Cómo ganar amigos e influir sobre las personas, que si bien guarda plena vigencia hoy, no incluye la gran revolución actual: la de la tecnología y las redes sociales. De ahí que Cipri Quintas reivindique unas “relaciones sociales 3.0”, sin renunciar a todos los medios disponibles, pero con corazón, sin manipulación. “Detrás de cualquier relación de negocios, de cualquier actividad y situación, siempre hay personas. Y lo importante somos las personas”, sostiene. Y en esta búsqueda de valores no tan comunes como la empatía o la transparencia entre unos y otros, nos sugiere unos pasos firmes.

 

Sumario revelador, reflexiones y gratitud total

Desde un primer momento, el networking que fomenta este experto en sacar brillo a la agenda y a las sonrisas ajenas te enreda en una madeja muy práctica donde, entre líneas, volvemos irrefrenablemente a la infancia. Sí, a esa época en la que te encontrabas con otro niño en una boda y, sin conocerlo de nada, jugabas como si no hubiera un mañana. “¡Las oportunidades están por todas partes, no dejes que se escapen!”, exclama el autor.

 

Así que corramos, sin más dilación, a desarrollar sanas costumbres como dar sin esperar nada a cambio, abrazar y mirar a los ojos, dedicar más tiempo a escuchar que a hablar, apartar el ego, conectar y posicionar a tus contactos, hacer que los demás se sientan bien, ayudar a que pasen cosas, sacar el máximo partido a la tecnología, enriquecer y compartir tu agenda, huir de la gente tóxica, rodearte de buena gente, vencer la timidez, aprender a reírte de ti mismo, ser sincero y claro con los demás y, por supuesto, dar las gracias. “¿Cuál es la palabra que más utilizas?”, le preguntaba en RNE Teresa Viejo a Cipri Quintas. “Gracias”, respondía. Porque la gratitud, como otras habilidades sociales con corazón, alberga un halo de magia, estrecha lazos y convierte la vida en una rueda de amistades impagables. Que, además, es un networking muy eficaz.

 

Con franqueza, y con el fin de progresar adecuadamente, ¿cómo andamos de “inteligencia relacional”? Quizá toque matricularse ya en la Universidad de Harvard o en este doctorado callejero y experiencial impartido por un tipo auténtico donde los haya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTE

SUBIR