Alma Natura, la primera B-Corporation de España

Carlos Carabaña

Desde hace unos años se habla de la Responsabilidad Social Corporativa, la idea de que las empresas tienen la obligación de contribuir a la mejora social, económica y ambiental de la sociedad, una forma de dirigir las compañías basada en la gestión de los impactos que su actividad tiene sobre el mundo. Aunque este modelo es necesario, hay algunas empresas que van más lejos: Las B-Corporation.

Llegado hace poco a España, este movimiento nace en EEUU durante el 2006 y consiste en un método tremendamente firme de medición de las empresas, que va desde los aspectos socioambientales a las formas de gobierno corporativo o la contabilidad. Con unas 2.000 compañías en todo el mundo, es una tendencia que crece exponencialmente.

La pionera, la primera en lograr esta certificación en nuestro país, fue Alma Natura. Autodefinida en su web como “una empresa social que diseña alianzas público/privadas para las comunidades rurales” que hace “crecer ideas que cubran necesidades, donde las marcas estén junto a las personas”, tiene su sede en la provincia de Huelva, donde fue fundada en 1997.

Sus servicios incluyen asesoramiento en varios campos como la participación social, entendida como la intervención, colaboración, cooperación, aportación o contribución de un grupo de personas a un proceso; la creación de cursos personalizados que generen sinergias en temas como design thinking, emprendeduría, medio ambiente, animación…; ayudar a otras empresas en temas de innovación social y la Responsabilidad Social Corporativa antes citada o transformar entornos rurales en espacios socialmente innovadores, además de fomentar el turismo responsable.

No debe dárseles mal, ya que B Lab, la organización sin ánimo de lucro que creó la idea de las B Corporation, acaba de premiarles. El pasado septiembre, escogieron a Alma Natura entre las 138 compañías certificadas que crean un mayor impacto positivo en el mundo. Todas son recogidas en la edición de otoño de B-Magazine.

Pero ¿qué pasos hay que dar para lograr este certificado? Según cuenta Alma Natura, primero hay que autoevaluar de manera sincera la empresa, trámite que puede hacerse online, con un cuestionario de 100 preguntas que analiza cuatro áreas: gobernanza, modelo de negocios, prácticas ambientales, laborales y comunitarias. Una vez hecho esto, un representante de B-Lab contactará a la empresa que se postula y hará un cuestionario sobre partes que no tengan claras.

Al final entregará la puntuación. Si se superan los 80 puntos sobre 200, la empresa puede pedir el certificado. Luego, B Lab mandará un contrato en el que se explican los derechos y deberes como B Corporation y se hace el ingreso oficial en esta exquisita comunidad. Finalmente, según la facturación de la empresa, se abonará un dinero, que puede ir de los 500 dólares para las más pequeñas hasta los 50.000 de las que facturan más de 100 millones de dólares.

Una vez pagada esa tasa, el trámite está finalizado. Un paso más allá de la Responsabilidad Social Corporativa que ya han dado más de 2.000 compañías en todo el mundo. En España, Triodos Bank, Cuentos de Luz o Teterum son algunas de las que acompañan a Alma Natura. Algunas de las ventajas es el interés de los jóvenes por las empresas que respeten los valores y los beneficios sociales, además de que es más fácil llegar a los medios de comunicación. Y la publicidad, cuando es positiva, siempre es bienvenida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTE

SUBIR