¿Un licuado de frutas y verduras? Mejor mastique

Regina Navarro

Haga una prueba –si es que no lo ha hecho ya– y busque en internet trucos para adelgazar de manera rápida y fácil. Ante sus ojos se abrirá un sinfín de páginas web dispuestas a hablarle de los beneficios de la alcachofa, la piña o la pera en la alimentación, y le plantearán dietas basadas en ellas. También en el plátano, como dieta de choque. Pero las que ganan popularidad en los últimos tiempos son las rutinas detox (depurativas) basadas en el consumo de zumos o smoothies de frutas y verduras. Por si fuera poco, en algunas redes sociales como Instagram no es extraño ver a modelos y celebrities posando con sus tazas llenas de líquido verde, mostrando cómo, tras un fin de semana “de excesos”, bastan dos o tres días de ayuno para limpiar el organismo y bajar algún que otro kilo. Cuidado, porque quizá se trata de otro mito.

 

Según explica Juan Revenga, dietista-nutricionista y autor del blog El nutricionista de la General, un zumo, en contra de lo que podamos pensar, no es especialmente sano. Al batir dos o tres frutas juntas conseguiremos un cóctel con mucho azúcar y poca fibra. Por no hablar de la cantidad de vitaminas y antioxidantes que nos dejaremos por el camino. Vaya, que lo de perder peso tiene poco de cierto. En el caso de las verduras, la cosa tal vez sea un poco diferente. Piense que hay verduras que, al hervirlas, pierden buena parte de sus nutrientes, pero cuando utilizamos ese caldo para preparar una sopa o lo integramos en el puré, estaríamos consumiendo esas vitaminas que habíamos dejado por el camino. Así que un caldo de verduras o un licuado no sería mala idea.

 

greensmoothies

Sin embargo, si tiene sus dudas entre pasarlas por la batidora o comerlas con cuchillo y tenedor le recomendamos lo segundo. Salvo que la crema tenga cierto espesor, si solo introducimos líquido en nuestro organismo no lograremos sentirnos saciados. Al menos no a la misma velocidad que lo logramos si masticamos los alimentos. “La única razón por la que se podría aconsejar el consumo de fruta y verdura en forma de licuado en vez de en su matriz original es en el caso de las personas convalecientes de una cirugía maxilofacial”, explica en un medio especializado.

 

Ah, y de lo de purificar o limpiar su organismo, ese detox que prometen los batidos de frutas, olvídese. Nuestro cuerpo es una máquina con un elevado grado de perfección lo que, en condiciones normales, significa que él mismo sabe qué debe desechar. Vaya, que son los órganos como los riñones o el hígado los encargados de filtrar y mantener nuestro cuerpo en pleno rendimiento, algo a lo que los licuados, en general, no ayudan. Lo que sí es beneficioso para nuestro cuerpo es seguir una dieta equilibrada que integre todos los grupos de alimentos y esté libre de excesos de grasa y otras sustancias nocivas o poco recomendables.

 

Pero no todo en estos licuados es negativo, ni mucho menos. Aunque para hidratar nuestro cuerpo no hay nada mejor que el agua, es cierto que el jugo de algunas frutas como, por ejemplo, las fresas, pueden ayudarnos a aportar un extra de hidratación a nuestro organismo, ya que cuentan con una elevada cantidad de agua –nuestro ejemplo, concretamente, un 91,3%–. También pueden ser una buena opción para deportistas o embarazadas que necesitan reponer minerales y azúcares, algo en lo que, como ya hemos explicado, son ricos estos licuados. Pero si no es su caso… mejor mastique.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTE

SUBIR